Regístrate gratis

Qué es el Social Commerce y cómo aprovecharlo en tu estrategia digital

  • Home
  • Qué es el Social Commerce y cómo aprovecharlo en tu estrategia digital

El Social Commerce es una de las técnicas del marketing online más empleadas para vender en línea. No obstante, existe un debate en torno a este término: ¿las redes sociales posibilitan la venta o únicamente la “empujan”? Algunos expertos opinan que es posible utilizar las redes sociales para este fin y muchos otros que discrepan. Para ellos, el también llamado Social Sharing es sólo un canal de recomendación y no de conversión directa.

En nuestro caso nos inclinamos por la segunda opción. Y es que las redes sociales sirven para establecer relaciones entre personas con los mismos intereses, no para la venta. Dicho de otra forma, son un medio para la captación de tráfico y mejora de la notoriedad. Por eso, pese a la ya no tan reciente aparición de publicidad en ellas, un eCommerce debería verlas como vías de información, interacción y engagement.

Ejemplo de ello es la nueva funcionalidad de nuestra aplicación VePanel: la promoción social. A través de ella, los usuarios pueden compartir su experiencia de compra a cambio de incentivos. Esta prestación permite aumentar la visibilidad de la marca de nuestros clientes en los canales sociales mediante técnicas de promoción.

Social Commerce

Por ejemplo, si un usuario finaliza una transacción, VePanel le ofrece la alternativa de compartirla en los canales sociales. El nuevo tráfico, procedente de esa publicación, visualiza una ventana con los productos compartidos, incrementando así las probabilidades de conversión.

¿Cómo beneficiarse del Social Commerce?

Sea cual sea nuestra opinión sobre el Social Commerce, a continuación vamos a explicar 10 claves fundamentales para “vender” en redes sociales. Eso sí, debemos tener en cuenta que éstas no harán milagros si, por cualquier razón, nuestra web no vende.

1. Definir los objetivos

Partiendo de la línea ideológica y pragmática de nuestra compañía, empezaremos marcándonos unas metas. ¿Para qué queremos estar presentes en redes sociales? ¿Cómo podemos medir nuestros objetivos? ¿Son objetivos específicos? La idea es traducir los objetivos globales en propósitos para el Social Commerce.

A la hora de hacerlo, no podremos olvidar que las conversiones procedentes del canal social no funcionan igual que en otros. Esto quiere decir que deberemos tener cuidado a la hora de introducir nuestros productos. No podremos hacerlo de manera directa (publicidad tradicional), sino que tendremos que conocer lo que realmente le interesa a nuestra audiencia y presentarle nuestra oferta de forma sutil. A la hora de medir resultados, nos centraremos en interacciones y no en fans. Pensemos que de nada sirve tener miles de seguidores si a ninguno le agrada nuestro contenido.

En este punto, el éxito estará en conectar con el público correcto, en la página adecuada, con el contenido apropiado, en el momento preciso y a través de la plataforma oportuna.

2. Determinar el target

En segundo lugar, necesitaremos “escuchar” a los usuarios y entender el contexto en el que se encuentran cuando les impactamos. Sólo así podremos identificar verdaderamente quién es nuestro buyer persona y cómo podemos satisfacer sus necesidades. Las marcas pueden y deben integrarse en las conversaciones, pero siempre de manera lógica. Pensemos en una charla entre amigos sobre la cena del pasado sábado… ¿Qué ocurriría si, de repente, les aparece un anuncio sobre seguros de vida?

3. Elegir los canales sociales

Aunque el epígrafe suene algo raro, tiene sentido. No todas las redes sociales son iguales, tienen las mismas funcionalidades y se utilizan por todos los segmentos poblacionales. Por ejemplo, Twitter tiene un público bastante heterogéneo pero es eminentemente informativa. Facebook cuenta con un tono más desenfadado, de ocio, pero es utilizada por personas de entre 30-50 años. Instagram y YouTube se dirigen a un público joven, atraído por los contenidos visuales e interactivos. Y, por último, LinkedIn se emplea para usos profesionales.

4. Generar contenidos

El mejor motivo para que los usuarios se “enganchen” a nuestras redes sociales son los contenidos. Si los hacemos de interés y calidad, nuestros potenciales clientes se acabarán convirtiendo en fans y embajadores de nuestra marca. Por si esto fuera poco, el contenido de valor nos permite diferenciarnos de la competencia y, en consecuencia, formar parte del top of mind del usuario.

5. Identificar el mejor horario

Dependiendo del producto que ofrezcamos, tendremos más posibilidades de obtener conversiones si impactamos al usuario en una franja horaria determinada. Debemos tener en cuenta que éste no tiene la misma predisposición a la compra por la mañana que por la tarde. De hecho, la mayoría ve los anuncios en horas de trabajo pero compra por la tarde, ya en casa.

6. Atención al multimedia

Para que un anuncio llame la atención, tiene que “entrar por los ojos”. Es por ello que las imágenes y los videos eCommerce son dos técnicas perfectas para conseguirlo. Optemos por una u otra opción, tendremos que prestar atención a la calidad, por lo que habrá que invertir en buenas sesiones fotográficas y editores de vídeo.

7. ATC

Para impulsar la decisión de compra de los usuarios, es vital responder a sus dudas con rapidez y hacerlo mediante el mismo canal en el que las formuló. Si un usuario nos contacta a través de Twitter es porque le es más práctico y cómodo. Contestarle por otra vía sería perjudicial para nosotros, ya que crearía un sentimiento negativo en el usuario.

8. Dinamismo y constancia

Todas las redes sociales van a un ritmo rápido y son efímeras, por eso debemos variar los contenidos dentro de una misma temática (la relacionada con nuestro negocio). De igual modo, es fundamental ser constantes en las publicaciones y estar al día de las novedades del sector. De no hacerlo, alguien lo hará por nosotros y nos “robará” contenidos y, por ende, clientes.

9. Reutilizar contenidos

Es necesario aprovechar los contenidos, sobre todo si son buenos y han funcionado bien. Para saberlo, lo más recomendable es realizar un análisis periódicamente para conocer las estadísticas de los mejores posts y copys. En caso de encontrarnos con uno que destaque sobre los demás, lo mejor es explotarlo al máximo.

10. Medir

No sólo debemos medir posts y copys, sino cualquier acción que realicemos y que consideremos relevante analizar. Sólo así podremos optimizar nuestra estrategia.

CRO


Si te ha interesado este post, te recomendamos:

E-Commerce, Business Strategy, Increasing Traffic, Software, TechAid, Improving Conversions, LinkedIn, copy, engagement, HubSpot, Social Commerce, VePanel, Marketing, Video, Twitter, Ecommerce, compra, constancia, multimedia, social, transacción, Facebook, Instagram, Lead Generation, Marketing online, anuncios, conversión, estadísticas, publicidad, redes sociales, social sharing, análisis, ATC, canales, contenidos, debate, dinamismo, horario, imagen, información, interacción, medición, notoriedad, objetivos, post, promoción, promoción social, publicación, target, venta

Posted by Laura Mora

Comments

Search

Categorías

Artículos populares